ONDINA empieza a operar planta de tratamiento de PepsiCo en Perú
17 octubre, 2017

El Reto del Agua

Nuestro Blog


El Reto del Agua

 

    No se sorprenda estimado lector si en un ataque de sed le “arrancan” $8-10 USD, por una botellita de agua en el exterior y mucho menos se disguste si su tendero de confianza no vuelve nunca más a regalarle un vasito de agua.

     

    Hemos entrado, en la época de la escasez del agua, y el primer efecto lógico es su encarecimiento. Ahora esta tendencia nos toca a todos por igual, desde los países desarrollados y paradójicamente, también en Colombia, aunque nos consideramos una gran potencia Hídrica.

     

    De otro lado, también hemos perdido la confianza de la pureza de las aguas naturales en todo el Planeta .Por eso ya en Colombia nos acostumbramos y estamos pagando más de 3 millones de pesos por cada metro cubico de agua envasada y ese valor nos suena hasta razonable. Vale la pena recordar que potabilizar el agua, en condiciones normales, no cuesta más de 2.000 pesos por metro cúbico y aquellas más complicadas, no tienen un valor superior a 15.000. Y eso que en este valor se está incluyendo todo el tratamiento químico, la desinfección, el control de calidad, el personal, la energía etc.

     

    Más que plantear un debate filosófico sobre esta temática o una crítica al desarrollo del mercado, buscamos referirnos a los retos de agua en esta nueva era, caracterizada por dos relevantes tendencias del agua a nivel mundial:

     

    • Un notable y progresivo deterioro de todas las fuentes hídricas.
    • El aumento de las exigencias en la calidad del agua requerida para el consumo humano, incluidos nuevos parámetros a ser vigilados.

     

    Actualmente, aun los hermosos lagos azules y las blancas cascadas ya tienen asomos de duda acerca de su calidad, por la casi segura presencia de sustancias indeseables y si no fuese así, se encuentran a considerables distancias de los potenciales usuarios, lo cual implica su captación, bombeo y por supuesto unos grandes proyectos con sus respectivos costos para la CONSERVACIÓN de las cuencas circundantes.

     

    La desertificación del planeta, causada por la severa e imparable deforestación, marca ahora huellas profundas y muy preocupantes sobre el Mapamundi en regiones muy significativas de muchos países como España, México y hasta Colombia, poniendo en serio peligro la sostenibilidad.

     

    Sabiendo que las “plantas” potabilizadoras tratan la materia prima BÁSICA para el consumo humano, para hacer los alimentos, para atender el sector industrial y comercial, pues evidentemente que requieren de un ALTO GRADO de CONTROL, de aplicar todas las mejores prácticas operativas, de laboratorios acreditados y de un equipo humano especializado, que aseguren que los clientes reciban calidad 1A las 24 horas los 365 días al año. Afortunadamente debe reconocerse una significativa profesionalización del sector de aguas en Colombia, pero aún nos queda mucho por hacer ya que todavía hay lugares muy mal atendidos que solo demuestran atrasos y riesgos enormes para las comunidades.

     

    El gran cuestionamiento es: ¿Cómo enfrentar estos dos grandes retos?

     

    Antes de intentar resolverlo se debe deja en claro que existen suficientes tecnologías y métodos para obtener cualquier calidad deseada de agua sin importar su fuente.

     

    “El mundo no morirá de sed por falta de agua (H2O), el mundo morirá por no contar con el dinero para sufragar el costo REAL y sostenible de su purificación”

     

    El infinito océano, los distantes icebergs y hasta el Mar Muerto, serán fuente potencial de agua potable para todo el planeta, pero la única manera de que el costo del agua no nos “ahogue”, será empezar por la racionalización del consumo. Pagaremos cada vez mucho más por metro cúbico, y consecuentemente nos iremos acomodando a consumir mucho menos.

     

    Las empresas públicas encargadas de suministro de agua en comunidades ya saben de esta situación y conocen notable la elasticidad de su mercado. Los usuarios cada vez más están pagando más cara el agua y con ello restringen su uso y hasta reúsan. Ya estamos pagando tasas retributivas por la carga contaminante y con ello los costos totales según el estrato están por los 4000-5000 $/m3, ( Acueducto más el valor del alcantarillado), pero todavía nos falta mucho pues en muchas ciudades lo que se paga por vertimiento solo cubre el servicio de transporte y cada vez más, se van exigiendo tratamientos secundarios y terciarios, Norma 3930 Dec 631, que son lógicamente más costosos para lograr SANEAR las fuentes hídricas y las cuencas.

     

    Con este panorama debemos prepararnos porque todavía falta mucho por hacer en Colombia para alcanzar la correcta y debida inversión en saneamiento. Hoy justamente se está lanzando en Bogotá la PTAR Canoas parte fundamental del saneamiento de la Capital, (más de 14 m3/seg), con montos superiores a los 500 MM US y eso sin contar las inversiones en colectores y grandes túneles de conducción.

     

    Así, habrá que hacer enormes inversiones y asimilar altos costos operativos que debemos pagara los usuarios y eso a su vez no irá forzando paso a paso a disminuir los consumos per cápita a menos de 100 litros/hab – día. Asi, a nivel doméstico, el carro se volverá a lavar con balde, el perro se lavara en seco, el tapete ya solo se aspirará y a nivel industrial, el sector del papel gastará menos de 30 m3/ton, el sector textil menos de 100 m3/ton y cada uno analizará su referente de eficiencia y racionalización del consumo para lograr la sostenibilidad de TODOS ¡Será nuestra única manera de sobrevivir!

     

    Desde ONDINA tenemos claro nuestro papel no solo como técnicos y especialistas en tratamiento sino con consultores para el USO EFICIENTE y la SOSTENIBILIDAD de los diferente sectores en los que la reducción de la huella Hídrica es una obligación. Así el REUSO, la recuperación y los ZLD (cero vertimientos líquidos) nos convocan.

     

    Como reflexión final:

     

    “Todavía creemos que la fuente no se agota. Nuestra continua insensibilidad así lo denota. Acabemos el despilfarro, acariciémosla y Respetémosla gota a gota.”

     

    Autor
    Diego Jaramillo
    Experto ONDINA

    Editor
    Margarita María Aguilar Perez
    Coordinadora de Mercadeo